Un golpe tras otro ha reducido notablemente la capacidad de simpatizar con otros, incluso víctimas de actos terribles. ¿Cómo se recupera eso?

Photo by Aarón Blanco Tejedor on Unsplash

Aún sostengo lo que dije en 2015 cuando escribí sobre ella por primera vez y hasta aumento la apuesta: Inside Out de Pixar es la película más importante del siglo XX, de cualquier género. Los invito a leer el post completo, claro, pero lo resumo así: esa película enseña la importancia de saber cómo ponerse en los zapatos del otro y entender por lo que está pasando. …


¿O es mas bien que la identidad es una ilusión?

Derek DelGaudio durante una presentación de In And Of Itself./ Hulu

Unos años atrás, inspirado por quién sabe qué cosa, escribí este ensayo sobre mis reflexiones sobre identidad. Releyéndolo por algo que vi esta semana, me gustó esta frase que el Yo de 2017, meses antes de convertirse en emigrante, escribió para cerrarlo:

Quién es uno no es solamente la música que escuchas, el país de dónde naces o el idioma que hablas. La identidad es como una torre de bloques que eventualmente se asemeja a una persona, bañada con una buena capa de personalidad y decisión personal.

Lo que vi que trajo a colación este episodio de desvergonzada autopromoción es…


Y ya es hora que lo deje de llamar “placer culposo”

Undertaker, por Nolan Harris

Mientras escribo estas líneas, el pasado domingo 24 de noviembre, Mark Calloway cerraba una carrera de exactamente treinta años, apareciendo por última vez en un ring como The Undertaker. Fue particularmente único porque durante casi toda su carrera, Calloway mantuvo el personaje intacto, negando entrevistas y apariciones con fanáticos para mantener la ilusión del “Príncipe de la Oscuridad”, amén de una increíble habilidad técnica que le dio siete campeonatos y una posición legendaria en el deporte de entretenimiento. Y mientras escribo esto, me emociono en serio, y no me importa. Porque sí, porque soy fan de la lucha libre. Y…


Una reflexión sobre esa manía que tenemos de guardar “cositas” porque ay míralas qué bonitas son, cómo se ven juntitas…

Benicio del Toro como Taneleer Tivian, El Coleccionista, en Guardianes de la Galaxia. Cortesía Marvel Studios

No puedo saberlo con seguridad, pero estoy seguro que la primera cosa que quise coleccionar fue una concha de mar (perdón a mis seguidores argentinos), sin duda una de guacuco o algún otro caracol recogida en uno de los viajes a Margarita. Recuerdo claramente haber agarrado una caja de pizza para pegar los más bonitos que recogía de casi todos los viajes que hacía, que luego de un tiempo se fueron acumulando mucho. Mucho.

Después también me dejé llevar por las tarjetas telefónicas, primero de la telefónica principal (CANTV) y luego su versión móvil (Movilnet). Nunca me fui por los…


Gracias a la despreciable actitud de un Republicano, el mundo se enfoca y alaba a la congresista de Nueva York. Y yo, como venezolano en EEUU, tiemblo

Los ubico: el lunes 20 de julio, el congresista Ted Yoho (Rep., Florida) se encontró a Alexandra Ocasio-Cortez (Dem., NY) en las escalinatas del Capitolio. Yoho, parte del ala más conservadora de los Republicanos, venía de votar sobre una resolución sobre criminalidad y policía, y se encontró con la joven ex mesonera y bartender, la más reciente estrella del Partido Demócrata, quien iba camino a emitir su propio voto.

De acuerdo con lo escuchado por un periodista de The Hill, Yoho, de 65 años, le dijo a AOC, de 30, que era “despreciable” por sugerir que la pobreza y el…


Tanta belleza que puede surgir del horror. ¿Seguiremos la tendencia? ¿O todo esto será para nada?

Imagen: Joshua Sortino

Hay que volver a empezar
Hay que volver a soñar
Hay que volver a sentir
Que no se puede vivir
Sin esa poca de sal

Fito Páez, “Salir Al Sol”

Entramos en el mes número cincuenta del año 2020. No me digan que no es así, todos lo hemos sentido de esa manera. ¿Se acuerdan cuando por allá en enero nuestro mayor temor era una guerra con Irán? Que inocentes éramos. (Y ojo, eso no es que se olvide. Lo más probable es que Irán no lo haga.)

Pero ahora… esto. Estamos aún a mitad de una pandemia, pero Estados…


Reflexiones de la vida en pandemia

By Morcup — Own work, CC BY-SA 4.0, Wikimedia Commons

Soy el tributo en mi casa. Esa es una referencia a Los Juegos del Hambre, la serie de novelas adulto joven (luego convertidas en películas) que habla de un futuro donde dos jóvenes de los llamados distritos de Panem (un Estados Unidos post-apocalíptico) deben asistir a dichos juegos y combatir hasta la muerte para asegurar que su distrito quede bien abastecido. No hay peleas por donde vivo aún, pero sin duda debo salir a terreno desconocido cada vez que pongo un pie afuera, y ciertamente hay un compromiso por preservar la vida, tanto propia como ajena.

Escribo esto en el…


Gloom

I sip a warm beer,

warm as coffee,

but I feel cold inside, so that’s ok.

I see the smiles I sell

for a buck a pound,

and I feel like a swindler,

peddling something

I don’t believe in.

I see a storm coming

while it’s sunny outside.

I tell myself days like these

are few and far between

but they’re like rotten apples

in the barrels I open every day.

I tell myself

that the sun always comes out

in the end,

even on days it’s more clouds than sky.

I quote Three Days Grace and remember:

It’s…


You may be a suburbanite trapped in a concrete life, but you still enjoy the occasional warble or chirp

Roadside hawk (Buteo magnirostris). El Llanito, Caracas, Venezuela. Picture by me. 2012

I have no idea how I got to it. It was my first library experience, over at the Venezuelan-American Center (Centro Venezolano-Americano) in Caracas, perhaps the most famous English institute in the country. I was simply looking for a book to take home, being the consummate bookworm that I was. And, being the nature geek I (still) am, I didn’t choose a novel; I chose a copy of John James Audubon’s The Birds of America.

Those who know me well enough know my fascination with the natural world. I had guides of all North American wildlife at home, even though…


There’s a place I own.

I haven’t bought it, nor stolen.

It was just… there. And I took it.

I can’t really describe it, because

everytime I go there, it changes.

Today there’s a huge lake, with ducks,

and swans, and darters, and cormorants,

and egrets, and moorhen. Oh, and turtles.

Yesterday, there was a couch and a balcony.

Today, clear skies, oh so hot, which

I kind of appreciate, since it calls the skin

to come out and play.

I’m not alone in my place, but I am on my own.

Because all the eyes I see, don’t see…

Juan Carlo Rodríguez

Periodista venezolano. Lucho por encontrar equilibrio en un mundo desequilibrado. / Venezuelan journalist, struggling to find balance in an unbalanced world.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store